dilluns, 14 de març de 2011

Como decía mi abuelo...




Después de saltar, rodar, lanzar jugar y otras mil diabluras con todo lo que supone el circo, ponemos en marcha la Unidad didáctica: " como decía mi abuelo ", o lo que es lo mismo pero dicho en el argot de la educación física Juegos populares y tradicionales.
Y después de trabajar en una línea un poco más original, me apetecía también encarar las clases como me las daban a mí ( ni mejor ni peor, diferentes )así que las sesiones que le hemos dedicado a los juegos tradicionales, han sido más bien... Tradicionales.
La primera de las clases fue fundamentalmente dirigida a juegos de carrera y desplazamientos; sin más florituras; haciendo hincapié en cada uno de los juegos en el tema de que lo que hacían nuestros abuelos no necesariamente iba acompañado de mucho material ( más bien de ningún material ) por lo que se aprovechaba al máximo el entorno en el que se movían de normal.
Tenemos la suerte de disponer de un amplio patio en el que realizar nuestras clases por lo cual el objetivo primordial que queríamos conseguir que era que no estuvieran pendientes de este, lo tuvimos conseguido desde el primer momento; con lo cual habíamos desarrolado la primera de las intenciones que pretendemos fomentar en educación física: Conseguir que el alumnado realice educación física y disfrute de hacerlo por el mero hecho de disfrutarla.
De todas maneras no está tan mal hacer las clases como nos las hacían a nosotr@s; mira la hornada de especialistas de educación física que tenemos en twitter... Ep me desvío del tema y a estas horas no está el horno para bollos; a la cuestión.
Hemos empezado con un clásico: cara o cruz; una fila de alumnos mirando en un sentido y a sus espaldas otra fila mirando en sentido contrario; si sale cara una fila corre hasta la línea sin que la otra la pille y si sale cruz es al contario.
Que lástima no haber encontrado una moneda de cinco duros, y mira que la he buscado, pero bueno hemos utilizado cincuenta centimos que también nos han servido.
Una vez hemos acabado de calentar motores pasamos a las cuatro esquinas; juego al que jugaban en las esquinas de la calle y que consistía en coger una esquina cada uno con una persona en medio del cuadrado; a la señal se tenían que cambiar de esquina y el del centro intentaba robarle la esquina a alguien, el que se quedaba sin esquina pasaba al centro.
Como no: un clásico, el pañuelo, ha sido el siguiente juego, en este caso hemos partido el grupo en dos más pequeños y un@ de l@s alumn@s se ha encargado de decir los números.
Por último Dalt d'un terrat... Sentados en círculo con los pies juntos por las plantas cantando la canción:
"Dalt d'un terrat hi havia un sabater
que feia les sabates de paper
quin número vol voste senyor sabater?"
Y a quien le tocaba el número tenia que quitar un pie.
La verdad es que me ha sorprendido que se lo hayan pasado tan bien; querra decir ello que nos tendremos que trabajar menos las clases y volver a las de antes?
No, no lo creo, yo también disfruto preparando las clases... Continuamos informando...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada