dissabte, 12 de març de 2011

¿En educación física escribir?


Quien ha dicho que en educación física no se tenga que escribir, solo hace falta encontrar la manera de hacerlo y que no se den cuenta de que lo estan haciendo, solo cambiándoles el entorno de la clase por otro que sea diferente, es suficiente para que hagan lo que queramos que hagan.
La sesión de hoy en 2º de primaria ha ido dirigida a crear una historia por grupos y a interpretarla delante de los compañeros... El tema era libre, lo que permitía que prepararla les daba más opciones de elegir lo que ellos quisieran y por lo tanto libertad para expresarse, que al fin y al cabo es lo que queremos fomentar.
Bueno, les repartimos por grupos; cuatro, cinco personas por grupo, y les damos una hoja de papel a cada grupo... En ella tienen que escribir, dibujar, poner, imaginar... Una historia que tenga varios personajes y que realicen una acción determinada que mediante su actuación tienen que representar para sus compañeros. Les ofrecemos cualquier tipo de material que quieran utiulizar, pero con la pauta de que el material lo tienen que escribir en el papel para que no utilicen el mismo para despitarse, de esta manera estructuran el contenido de su actuación y conseguimos que no se despisten excesivamente. Si incluímos la figura de un narrador que cuente la historia, ademas de fomentar la expresión escrita y la expresión artísitica, metemos tambien la expresión oral y la lectura... "Casi nà pal cuerpo". Para que luego digan que en educación física solo vamos a jugar.
Son cri@s de 2º, se tienen que despistar, están en su derecho, pero lo que hemos conseguido hoy a nivel de expresión, yo no me lo esperaba.
Ha habido grupos que entre todos han hecho los dibujos de la obra "a su manera" pero con las palabras que tenían que decir, otros han escrito como viñetas en las que se iba sucediendo la acción, otros han escrito como obras de teatro en la que un narrador cuenta la historia y los personajes van apareciendo y realizando las acciones. Experiencia buenísima que nos sirve para remarcar que la edad realmente del alumnado no influye para que lo que hagan vaya más allá de lo que nosotros podemos pensar.
En esta línea me viene a la cabeza un cuento que en una ocasión leí y que os resumo a continuación:
" Después de un incendio, los bomberos estaban hablando de la situación que habían vivido en el mismo: un niño de diez años al que sus padres trabajadores habían dejado en casa a cargo de la misma había conseguido salir por la ventana de un cuarto piso, acceder a la cornisa e ir bajando los pisos con su hermano de apenas unos meses a cuestas, hasta llegar a la calle... Todos se preguntaban como era posible que lo hubiera conseguido. Un jefe de bomberos de cierta edad y muy experto en esta serie de situaciones dijo:
- ¿No lo veis?, está claro, no tenía a nadie cerca diciéndole que no lo podría hacer."
Pues sí, está claro, no subestimemos a nuestro alumnado porque nos van a sorprender... ¡¡¡Seguro!!!. Continuamos informando...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada